Memorias De Una Vida

Diario De Un Aventurero Por La Vida

El Recolector

en 14/06/2010

Sé que soy un pesado con tanto cuento y con tanto libro pero hoy es que os tengo que contar un cuento muy bonito y de esos que se quedan marcado para siempre.

Érase una vez un joven agricultor que trabajaba recolectando tomates en una fábrica cuyo nombre era TOMARTOS S.L. El pequeño agricultor todos los días se presentaba en el campo a las 07:00 con sus cestas de mimbre listo para coger cuántos más tomates mejor. Todos los días iba al trabajo con ilusión; pues el campo era algo que le maravillaba y que le hacía disfrutar.

Al llegar la media tarde entregaba todas las cestas llenas de tomates a su encargado y se iba satisfecho a casa. Su encargado se dedicaba a entregar las cestas a fábrica y le daban la enhorabuena por tener tan excelente trabajador.

Cierto día TOMARTOS S.L. empezó a atravesar tiempos de crisis financiera y pidió un esfuerzo a sus agricultores para que trabajaran durante una semana al mes una hora más al día para sacar la fábrica adelante. Los agricultores aceptaron y casi todos pusieron de su parte para apoyar a la fábrica.

Pasó el tiempo y hubo agricultores que se empezaron a cansar de la situación y se fueron a otra fábrica de tomates. Otros simplemente se limitaron a llegar un poquito más tarde de lo habitual y tumbarse a la sombra de los perales esperando con la cesta a que cayera la fruta del árbol. Al llegar la hora de partida a casa entregaban UNA SOLA CESTA llena de peras al encargado y éste les daba la enhorabuena e incluso algún incentivo.

La situación no cambió durante mucho tiempo y llegó el día que les pidieron que se quedaran 2 horas al día durante una semana al mes para acabar de una vez por todas con la crisis financiera por la que atravesaba TOMARTOS S.L. Los agricultores más experimentados se sorprendían con facilidad ya que todos los meses agricultores nuevos llegaban a TOMARTOS S.L. No obstante obedecieron las órdenes y seguían poniendo de su parte.

Como ningún agricultor se negaba a seguir cogiendo tomates por la cara pues la fábrica les dijo que ahora tenían que ser 3 horas al día las que se tenían que quedar cogiendo tomates durante una semana al mes…

El final del cuento os dejo que lo terminéis vosotros.

Anuncios

3 responses to “El Recolector

  1. chuxpp dice:

    Pues me imagino…que de tan bueno,al final fue tonto y se aprovecharon del recolector!!

    • ** Administrador ** dice:

      Eso ya se verá si el recolector es tan tonto!!!

    • ** Administrador ** dice:

      Este es el final del cuento:

      los recolectores se reinvindicaron y TOMARTOS S.L. parece ser que empezaron a ser más flexibles con ellos. A ver lo que dura…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: