Memorias De Una Vida

Diario De Un Aventurero Por La Vida

La Primera Bienvenida…

en 06/06/2011

Siempre que voy al pueblo y abro la puerta de casa es el mismo el que me recibe el primero. Mi padre suele estar en el campo atendiendo sus cosas y mi madre trabajando.

Pero él, Yeiko, está siempre en casa cuando abro la puerta esperándome en la entrada ya que escucha el ruido del coche y ya sabe quién viene.

Hasta no hace mucho tiempo se volvía loco al verme y corría por la casa ladrando, dándome con la cabeza para que le acaricie y para que juegue con él.

Desde hace un par de años se le nota ya la edad, se le notan ya sus 12 años y medio y ahora solo mueve el rabo al verme, me sigue hasta la habitación, le acaricio un poco y al momento se acuesta en el pasillo a dormir. Cuando juego con él aguanta 5 ó 10 minutos y rápidamente se cansa y se acuesta de nuevo. Antes podía estar hasta media hora jugando que él mismo te pedía más.

El animalito está muy sano, no tiene ninguna enfermedad, ve perfectamente, tiene aún los dientes completos (aunque muy desgastados) y no está gordo como otros perros que he visto de su edad.

No obstante sé que cualquier día nos da un disgusto y habrá que afrontarlo de la mejor manera posible. Por eso cada vez que voy al pueblo y le veo una vez más para mí es una alegría y trato de aprovechar su presencia lo mejor posible.

Anuncios

2 responses to “La Primera Bienvenida…

  1. Anita dice:

    Ey prim!!! la verdad es que cuando piensas en lo que algun día ocurrirá, sabes que va a doler, pero no imaginamos cuanto. Ayer se me murió uno de mis hamys, casualmente la más graciosa y simpatica, y jamás imaginé lo que iba a dolerme esa perdida, Yo me decía: “estos animalitos duran muy poquito, cuando se mueran me dará penita…” no solo fue eso. Así que llegué a la conclusión de que, si por un “simple hamster” ayer no fui persona, cuando a Silba le ocurra lo que es inevitable, no quiero ni pensarlo. Cada vez que me daba el bajon por el hamster, enseguida pensaba en Silba y decía: ay señor cuando le ocurra ella…

    Y si digo “simple” es porque sé que hay gente que no lo entiende, aunque sinceramente, me da igual que lo entienda o no, sólo yo conocía el vinculo que teníamos ella y yo, y sólo yo sé el vinculo que me une a mi Silba…

    En fín, que como bien dices, cada día que pasen con nosotros hay que aprovercharlos y disfrutarlos.

    Besos prim

    • Hola guapa,

      te entiendo que te duelo lo del ratón-hamster. A mí me da mucha pena ver a Yeiko todo el día dormidito y sin apenas jugar ya. El otro día hice la conversión de edad perro a edad humano y tiene 68 añitos ya. Vamos que en 12 años y medio “trabajando” ya se ha jubilado el mariconazo, jejejejeje.

      Está muy bien y sanísimo pero en cualquier momento te esperas que le pase algo.

      Muchos besos y gracias por la visita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: