Memorias De Una Vida

Diario De Un Aventurero Por La Vida

Fábulas Para Pensar

en 06/03/2013

Hace ya muchísimo tiempo me descargué las 300 fábulas de Esopo y ayer enredando di con ellas. Me puse a leer unas cuántas y os dejo con las que más me gustaron. Que por cierto, algunas personas deberían tenerlas en cuenta.

 

1- Los perros hambrientos

Vieron unos perros hambrientos en el fondo de un arroyo unas pieles que estaban puestas para limpiarlas; pero como debido al agua que se interponía no podían alcanzarlas decidieron beberse primero el agua para así llegar fácilmente a las pieles.

Pero sucedió que de tanto beber y beber, reventaron antes de llegar a las pieles.

Ten siempre cuidado de los caminos rápidos, pues no siempre son los más seguros.

 

2- El caballo y el palafrenero

Había un palafrenero que robaba y llevaba a vender la cebada de su caballo; pero en cambio, se pasaba el día entero limpiándole y peinándole para lucirlo de lo mejor.

Un día el caballo le dijo:

– Si realmente quieres que me vea hermoso, no robes la cebada que es para mi alimento.

Ten cuidado de quién mucho te adule o alabe, pues algo busca quitarte a cambio.

 

3- La paloma y la hormiga

Obligaba por la sed, una hormiga bajó a un manantial, y arrastrada por la corriente, estaba apunto de ahogarse.

Viéndola en esta emergencia una paloma, desprendió de un árbol una ramita y la arrojó a la corriente, montó encima a la hormiga salvándola.

Mientras tanto un cazador de pájaros se adelantó con su arma preparada para cazar a la paloma. Le vio la hormiga y le picó en el talón, haciendo soltar al cazador su arma. Aprovechó el momento la paloma para alzar el vuelo.

Siempre corresponde en la mejor forma a los favores que recibas. Debemos ser siempre agradecidos.

 

4- El cazador miedoso y el leñador

Buscando un cazador la pista de un león, preguntó a un leñador si había visto los pasos de la fiera y dónde tenía su cubil.

– Te señalaré el león mismo – dijo el leñador.

– No, no busco el león, sino solo la pista – repuso el cazador pálido de miedo y castañeteando los dientes.

Si quieres ser atrevido en las palabras, con más razón debes ser valiente con los actos.

 

Otras fábulas de Esopo:

https://memoriasdeunavida.wordpress.com/2009/06/10/fabulas/

https://memoriasdeunavida.wordpress.com/2010/09/17/mas-fabulas-de-esopo/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: