Memorias De Una Vida

Diario De Un Aventurero Por La Vida

Cosas del ayer y cosas del hoy

en 18/09/2014

La vida es demasiado corta para estar siempre cabreado. No vale la pena…

Así termina una película que veo cada vez que tengo la ocasión. Así termina American History X.

Tengo un trabajo en el que muchas ocasiones me cabreo, me enfurezco, me desespero y el resto de mis compañeros se ríen de mí al verme en ese estado.

Pero llegado el fin de mi jornada laboral salgo por la puerta de la oficina y allí se quedan los cabreos hasta el día siguiente; o no. La verdad es que estoy teniendo una semana tranquila y los cabreos continuos durante toda la mañana del pasado viernes se quedaron ahí durante todo el fin de semana y el lunes no me encontraron (tiempo al tiempo xD).

Ha habido otros enfados, ya de mi vida personal, que han estado presentes durante varios meses y no se iban. Enfados con una persona a la que en su día dije cosas estando muy convencido en que era lo más correcto.

A mi manera, y de la forma más egoísta posible, quise poner algo de distancia para evitar algunas cosas. Y así fue enseguida. Pero esa distancia con el paso de los días y meses se convirtió en un abismo. Y ya poco se podía hacer.

Las personas que me conocen bien, los de toda la vida e incluso los que me conocen desde hace pocos años pero que hemos vivido infinidad de momentos y anécdotas, saben que soy una persona que le da muchas vueltas a las cosas en la cabeza.

Muchos meses después ese enfado se había ido y pensaba que había echado a perder una amistad por una gilipollez mía. Recordaba algunos momentos buenos que habíamos tenido y sinceramente me insultaba a mí mismo por actuar de una manera tan radical y egoísta.

Quise retomar el contacto, pedirle perdón por mi actitud y preocuparme por cómo le había ido la vida en este tiempo. A última hora siempre me echaba atrás por miedo a una mala contestación. O simplemente de no encontrar contestación.

Curiosamente era el mismo miedo sentido por la otra parte en alguna ocasión en la que también tuvo la tentación de preocuparse por mí. Lógico y normal conociendo mi carácter y las últimas cosas que le dije.

Afortunadamente el miedo se fue agarrado de la mano del enfado, de los cabreos, y hoy puedo decir que es un placer volver a tenerte por aquí. Sé que aún te haces muchas preguntas de qué pasó y por qué llegamos a esa situación. Pero es que hay cosas que no se pueden contar por escrito. La experiencia me dice que muchas veces mal interpretamos las palabras escritas y no sabemos en el tono en el que van. De hecho, puede que esa fuera una de las razones por las llegamos a la situación de hace casi un año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: