Memorias De Una Vida

Diario De Un Aventurero Por La Vida

Protegido: No surrender

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Anuncios
Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Análisis 2016

Otro año más que nos cargamos. Otro año más dónde quitamos el calendario colgado de la pared y ponemos uno nuevo. Y otro año más dónde estamos aquí, de nuevo, para analizar lo que ha sido el 2016.

El año pasado, por estas fechas, me propuse los siguientes objetivos:

– Seguir conociendo el norte de España, en concreto el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

-Comprarme un objetivo mejor para la cámara.

-Abandonar mi vida sedentaria y ponerme a hacer cosas. En mente tengo ir a la ciudad deportiva a nadar, al gimnasio y a clases de yoga.

-Corregir mi leísmo.

-Publicar mi libro.

-Retomar la lectura de libros.

 

Comenzando por el primero, decir que finalmente no fui a Ordesa. Sin embargo, volví al norte, a Galicia, a las Islas Cíes, conocí la Isla de Ons y pasé unos maravillosos días en Camariñas (A Coruña). Esta última visita fue de investigación para mi segundo libro.

Siguiendo por la compra de un objetivo para la cámara, es algo que no cumplí. Y, sinceramente, creo que en el 2017 tampoco lo conseguiré; puesto que tengo otras ideas en mente.

En el mes de mayo comencé a ir a la ciudad deportiva, un par de días a la semana como mínimo, y, en ella, asisto a clases de aquapilates; las cuales me vienen muy bien para mi lesión de rodilla. Además, de vez en cuando nado en la piscina. Algo de deporte me venía bien.

La correción de mi leísmo va por buen camino. Aún no lo consigo al 100% y tengo muchas dudas, pero he mejorado muchísimo respecto al año pasado por estas fechas. El cambio que he dado es como el día y la noche.

2016 pasará a ser el año dónde logré publicar mi primer libro; en una editorial de autoedición. Lo que primeramente creí que iban a ser unos 50 libros, estando convencido de que no iba a lograr vender muchos de ellos, se convirtió en todo un éxito en mi pequeño pueblo y he vendido, hasta hoy, unos 200 libros. Algo inimaginable para mí y que hizo que mis ganas de trabajar en mi segundo libro fueran en aumento.

Y, por último, me propuse retomar la lectura. Decir que lo hice a principios de año leyendo los dos libros publicados por Julio César Cano: Asesinato en la Plaza de la Farola y Mañana, si Dios y el Diablo quieren. Luego, pasaron muchos meses dónde me centré en la escritura de mi segundo libro y abandoné la lectura. Ha sido finalizando el año dónde he leído tres más: El libro de los Baltimore, La última noche en Tremore Beach y Los chicos que cayeron en la trampa.

Dicho todo esto, me puedo considerar satisfecho porque tan solo no he cumplido uno de los objetivos propuestos. Y, sinceramente, es el que menos me duele no haberlo cumplido; pues solo es un capricho.

Ahora voy a dejar por escrito los objetivos propuestos para el año 2017:

-Seguir leyendo libros. A ser posible, más de cinco. Que son los que he leído en 2016.

-Publicar mi segundo libro, el cual lo tengo muy avanzado y que creo será mejor que el anterior.

-Visitar el otoño del norte. En mente tengo la Selva de Irati, en Navarra; el Hayedo de Altube, en el País Vasco; el Hayedo de Busmayor, en Castilla y León; y el Castañar de El Tiemblo, también en Castilla y León. Tan solo podré ir a uno de ellos y es un dilema cuál elegir.

-Visitar Andalucía. Pero no un sitio cualquiera, sino Córdoba. Y, dentro de Córdoba, hacer una visita a mi antiguo compañero de trabajo. Se la debo desde hace casi dos años.

-Realizar más actividades fuera del mundo laboral. Por supuesto, seguir yendo a la ciudad deportiva. Pero, además, quiero hacer alguna actividad relacionada con el mundo de la fotografía. En mente tengo apuntarme a la Asociación de Fotógrafos Extremeños.

-Tener más confianza en mí mismo, mirar el futuro con optimismo y creer que todo cambiará si te lo propones. Este propósito es el número 1 de la lista y sé que lo lograré sí o sí. The Boss y su música me ayuda a ello. Y cada vez que noto que me vengo abajo, me pongo a escuchar Land of Hope and Dreams o Tougher Than the Rest y me sube el ánimo a marchas forzadas. Gracias, amigo “Dolce & Gabbana”, por recomendarme la música de Bruce Springsteen.

-Y, como último propósito, me propongo seguir mandando a tomar por culo a la gente nociva, a la que solo critica a los demás sin previamente mirarse al espejo, a la que se mueve por la vida por intereses. Esto es algo que ya he hecho en el 2016 y, sin ninguna duda, lo seguiré haciendo en el 2017.

¡FELIZ AÑO 2017 A TODOS!

Deja un comentario »

Construir una nueva casa…

Tienes una casa bonita, construida con lo que crees que son buenos materiales, con unas excelentes vistas y dónde estás muy a gusto.

El día que menos te lo esperas, la casa se derrumba contigo dentro. Sobrevives, tienes graves heridas, pero no te causan la muerte y solo es cuestión de tiempo que sanen. No te ves con fuerzas de volver a construir la casa, te das cuenta que posiblemente vuelva a caerse y que los materiales con los que la construiste no eran tan firmes y buenos como pensabas.

Llega el día dónde tienes que tomar una decisión: o construir la misma casa, con los mismos materiales; o construir una nueva casa, con materiales distintos y más firmes.

Si intentas construir la misma casa, nunca volverá a ser igual que la anterior. Si intentas construir otra casa, pero con los mismos materiales, volverá a caerse tarde o temprano. Si intentas construir otra casa totalmente distinta, pero sin retirar los escombros de la anterior, puede que durante un tiempo se mantenga en pie; aunque tarde o temprano se tambaleará y esta también se caerá.

Conclusión, cuando una casa se te cae, lo que tienes que hacer es retirar los escombros, dejar el solar limpio y volver a construir otra con mejores materiales y con mejores cimientos. Y lo que me inspira a estas alturas, es que las personas con las mejores casas son aquellas que tuvieron otra en su día y tuvieron el valor de retirar los escombros para construir una nueva.

Porque como dice una canción que he escuchado hace muy poco tiempo y que me encanta… Bajó un cuervo volando y se posó en mi hombro. Me dijo LUCHA, pero antes aparta los escombros.

¿Entendida la historia?  Pues con las relaciones… pasa idénticamente lo mismo.

*Lo siento, Luis y Ángel. Sé que estáis en contra de que escriba esta entrada. Pero es que escribir es mi manera de desahogarme y de convencerme a mí mismo de que tomo las decisiones correctas.

Deja un comentario »

Adiós al vinagre y Hola al caramelo

No hace muchas horas leía un artículo de un bloggero en el que citaba frases de motivación personal y he estado reflexionando. Al terminar de leerlas me ha quedado claro que yo debería aplicarme todas y cada una de ellas.

Cuando uno está en una fase de su vida en la que no da pasos para adelante ni para atrás, es decir, estancado, lo más normal es que haga cosas por cambiar esa situación. Bien, pues yo soy la excepción que marca la regla.

En la vida estamos para aprender, para enseñar, para compartir, para disfrutar de cada momento. Y así es hasta que te das cuenta que quizás estés rodeado de gente que te impide hacer cada una de estas cosas. A veces te das cuenta a tiempo y otras te das cuenta tarde. Y para qué nos vamos a engañar… el 90% de las veces es tarde.

Uno se vuelve más frío, más distante, se aleja de las personas que le hacen daño, de aquellas que solo quieren estar a tu lado para sus intereses, que intentan manipularte, que te llevan al más extremo de los extremos, explotas y… ¿sabéis qué? Que la culpa es tuya porque tienes mucho carácter.

No hace mucho tiempo mi gran amigo de aventuras me dijo que tenía que aprender a pasar de lo que haga o diga la gente, que no me condicionen en mi forma de vida y que siga actuando como yo me encuentre más a gusto.

Y fue en ese momento cuando decidí que tenía que pegar un giro a mi vida, empezar a echar a un lado a la gente nociva, a los que te dicen “blanco” y luego actúan como “negro”, a los que te ponen una sonrisa delante y luego hablan a tus espaldas sin tener ni puta idea de la situación en la que te hallas… a las que te dicen por primera vez “te quiero” y tres días después te dicen “adiós” porque ya han logrado su único objetivo el tiempo que te han tenido engañado.

Sacar a esa gente fuera para seguir rodeándote de los que te dicen las cosas claras y a la cara sabiendo que te hacen daño como puñales pero que con el tiempo lo comprenderás todo. Rodearte de las personas más pesadas del mundo y que se pasan una noche entera dándote la murga quitándote el móvil, llenándote de papeles las copas, haciéndote cosquillas en los oídos cada treinta segundos con lo primero que se les ocurre y que cuando están lejos lo recuerdas con una sonrisa en la cara. De aquellos que se pasan un día entero diciéndote que eres un “paquete” tirando fotos y al acabar el día siempre tienes una anécdota graciosa que contar. De aquellos que te siguen abriendo la puerta de su casa, ver que nada ha cambiado aunque estés sin saber nada de ellos tres meses y contar las mismas gracias y chistes.

Recuperar aquellas amistades que se torcieron en su día por tonterías y que no se arreglaron por orgullo de uno y otro. En el 2014 ya recuperé una de ellas y a día de hoy es una de mis mejores amigas que ha estado ahí en los tiempos de sombra y dónde me está ayudando a levantarme cada vez que ve que se apaga la luz que voy buscando. Tú sabes bien quién eres.

Y para acabar, y relacionado con el párrafo anterior, recuperar otra de esas amistades que se torció hace cuatro años y principalmente también por orgullo. Sé que al principio será complicado pero estoy completamente convencido que con el tiempo todo volverá a ser como antes o incluso mejor. Yo tengo la fe y esperanza que así sea. Un ejemplo muy claro: la persona de la que hablo en el párrafo anterior antes del “enfado” era una amiga y después del “enfado” es una mejor amiga. Tan solo hay que saber adaptarse a la forma de ser de cada uno.

Y haciendo estas cosas… no sé si encontraré la felicidad que voy buscando. Pero está claro que me alejaré de la parte agria de mi vida y que en ocasiones me impide seguir adelante. Es algo que me está costando mucho pero que poco a poco se va cumpliendo. Nadie dijo que fuera a ser fácil.

Deja un comentario »

Análisis 2015

El análisis de este año lo comienzo dictando los objetivos que me propuse el año pasado por estas fechas.

– Conservar mis amistades.

– Mejorar como persona: no ser a veces tan negativo, tan radical, tan borde (aunque a veces es necesario).

– Terminar de pagar el coche.

– Seguir conociendo el norte de España.

– Mejorar mis fotografías.

– Comprarme un objetivo mejor para la cámara (relacionado con el anterior).

– Conocerte a ti.

 

Analizando el primer punto puedo sentirme orgulloso porque las amistades que me interesan aún las conservo. Las personas que merecen la pena siguen a mi lado y sigo compartiendo momentos con ellos. Las que estuvieron en su día y decidieron marcharse claramente son personas que no merece la pena perder el tiempo con ellas y hay que dejarlas que sigan su camino; al igual que yo sigo el mio.

En cuánto a mejorar como persona es algo que no me toca a mí decirlo. Esta opinión se la dejo a las personas que comparten mi día a día, semana a semana, mes a mes. Tan solo puedo decir que estoy haciendo un grandísimo esfuerzo para mejorar cosas nocivas de mi personalidad. Y lo hago por mí y por nadie más. Para ganar en salud.

En el mes de agosto terminé de pagar lo que me restaba de la letra de coche y es como si te quitaras una condena. Al fin puedo decir que llego a final de mes sin apenas apuros. Por lo tanto, objetivo conseguido.

El mes de noviembre era un mes para haber vuelto a tierras vascas pero circunstancias personales y sobre todo económicas hicieron que cancelara la visita. Por lo tanto este objetivo no está cumplido y es uno de los que más me duelen porque tenía muchísimas ganas de volver a pisar suelo vasco después de cinco años y medio.

En cuánto a mejorar mis fotografías y la compra de un objetivo nuevo… el primero es otro caso como el anterior: la gente decide. Tan solo puedo decir que sigo saliendo a hacer muchas fotografías y que cada vez pongo más empeño en que salgan bien encuadradas, bien expuestas, etc. La compra de un objetivo nuevo también fue imposible porque era elegir entre terminar de pagar el coche y ésto. Y elegí lo primero.

Y como último objetivo, el conocerte a ti, también es un objetivo incumplido. Durante meses creí haberlo cumplido pero la vida es muy sabia y siempre te abre los ojos. A veces a tiempo, a veces tarde. Y en mi caso creo que fue en el momento justo porque fue una persona que decidió marchar y por lo tanto una persona con la que no merece la pena perder el tiempo.

Y para el 2016 me propongo cumplir los objetivos incumplidos en 2015 y alguno más:

– Seguir conociendo el norte de España, en concreto el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. La idea es ir en el mes de octubre.

-Comprarme un objetivo mejor para la cámara. Tengo en mente dos: el Sigma 17-50 o el Canon 10-18. Es un dilema porque solo puede ser uno.

-Abandonar mi vida sedentaria y ponerme a hacer cosas. En mente tengo ir a la ciudad deportiva a nadar, al gimnasio y a clases de yoga.

-Corregir mi leísmo. Ya me he puesto en contacto con una profesora particular de Lengua para que me dé clases particulares. Es esencial para una correcta ortografía a la hora de seguir escribiendo historias.

-Publicar mi libro. Fue un objetivo incumplido de 2014 y 2015. Y ahora mismo está en el número 1 de la lista de objetivos a cumplir.

-Retomar la lectura de libros. Desde el mes de septiembre no leo nada y no quiero abandonar la lectura. Pero por otra parte últimamente me cuesta mucho concentrarme a la hora de leer y por lo tanto no disfruto. En la mesita de noche está la cuarta parte de Millenium desde septiembre y tengo que retomarla.

 

El año que viene por estas fechas volveremos a analizar todo el año y ver si he complido todo lo propuesto. Aunque ya os digo que al menos uno de ellos está a punto de cumplirse. ¿Cuál será? Os mantendré informados 😉 😉 😉

Deja un comentario »

Reflexiones de ayer, de hoy y de mañana

Vacaciones otoñales 2015. Una semana en la que tenía que haber estado en el País Vasco visitando el hayedo de Altube, el hayedo de Otzarreta, San Sebastián y pueblos costeros que ya visité hace seis años. Circunstancias económicas y personales me han impedido ir y paso estos días en el pueblo con la familia.

El otoño es mi estación favorita y todos los años me los paso corriendo de aquí para allá intentando captar con la cámara los colores que nos brinda. Este año no estoy teniendo mucha suerte y tan solo en la Sierra de Gata hice fotografías bonitas, de esas de estar mirando horas y horas, de las de fondo de pantalla en el ordenador. El resto de días me he encontrado ya las hojas caídas en el suelo y los árboles pelados.

Estos días me están viniendo muy bien para desconectar de mi vida diaria, de las cosas del ayer y hacen que me cargue de energía para el futuro. Durante dos semanas he analizado lo que han supuesto mis últimos 6 meses y quiero quedarme solo con los buenos momentos, que superan con creces a los malos. Tú has hecho cosas mal, yo he hecho cosas mal, ambos hemos hecho cosas mal. Tú no tienes la culpa, yo no tengo la culpa, ambos sí tenemos la culpa. Sinceramente creo que no era el momento más adecuado para conocernos e intentarlo y de esta experiencia podemos aprender los dos para que no nos vuelvan a pasar las mismas cosas en el futuro. Y ahora mismo solo puedo decirte que nunca me he arrepentido de haberme tomado contigo aquella Tila-Naranjo en el mes de mayo.

Volviendo al tema otoño tan solo os digo que aún no ha terminado el otoño 2015 y ya estoy deseando que llegue el otoño 2016. ¿Por qué? La semana pasada estuve viendo por internet fotografías del otoño en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Desde hace tiempo era uno de los destinos que tenía apuntado en la agenda para ir algún día y ya tengo fecha para visitarlo. Lo que comenzó con una visita por distintos blogs y páginas web mostrando fotografías de Ordesa terminó en la visita a una famosa página de reserva de hoteles y casas rurales. Vi el precio para la segunda semana de octubre de 2016 y me convenció muchísimo. Así que sin pensarlo dos veces reservé una habitación en un hotel de Aínsa (tranquilos, que Aínsa es un pueblo y no voy a volver a mis orígenes laborales jeje). Si por cualquier causa no puedo asistir podré cancelar la reserva hasta tres días antes de entrar en el hotel. Y sin coste alguno.

Y por hoy poco más. Esta entrada se va acabando como se va acabando el día, como se va acabando el colorido de la estación, como se va acabando el año 2015… COMO SE VAN ACABANDO MIS 20’s PARA COMENZAR CON LOS 30’s.

Deja un comentario »

Protegido: Firme en el camino

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Protegido: Sentimientos encontrados

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Escribir Por Aburrimiento VI

Toc, toc… ¿Hay alguien?

Esperas a que abran la puerta pero permanece cerrada una y otra vez. Quizás no haya nadie, quizás ese alguien no quiera abrir la puerta por miedo a un desconocido o quizás ese alguien ya haya abierto la puerta a otro alguien.

Suena en mi ordenador Enigma: Sadeness/Find Love/Sadeness (Reprise). Desde pequeño me he criado en casa con Enya y Enigma. Es el legado de música que me ha dejado mi padre junto a Scorpions, Pink Floyd o Dire Straits. Hablando de Dire Straits… ¡QUÉ RISAS NOS ECHAMOS AYER CON MARK KNOPFLER! De verdad que hay gente que por llamar la atención le da igual hacer el ridículo.

Nunca me han gustado el tipo de personas que van de “guays” por la vida para conseguir sus objetivos. Se visten “arregladamente” para ir al trabajo como si fueran de fiesta y se “maquillan” para llamar la atención. Y vaya si lo hacen. Es imposible no llamar la atención, pues por unos instantes crees que estás ante Fofó y Miliki y que de un momento a otro va a decir “¿cómo están ustedeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeees?”. Lo más triste es que esta gente consigue llamar la atención de la manera que quieren. En fin, no vamos a seguir manchando el blog hablando de estos animales sin educar.

Hace 1.840 días, o lo que es lo mismo, hace 5 años y 14 días que me despedí de una gran ciudad. Esa gran ciudad tiene por nombre San Sebastián, Donostia, Donosti y será Capital Europea de la Cultura en 2016. Aquel 14 de marzo de 2010 dije mirando a la bahía de La Concha, desde el Monte Igeldo, que iba a volver. Y a día de hoy tengo una fecha planeada de esa vuelta.

Me gusta planificar con mucha antelación mis vacaciones. El año pasado reservé el día 2 de enero la entrada a Muniellos, en Asturias, para el día 10 de noviembre. Y llegado tal día me quedé maravillado por lo que esconde la naturaleza en esta Reserva de la Biosfera.

El pasado día 17 de marzo tomé la decisión definitiva del lugar que iba a visitar este año. Yo no soy de calor, no soy de playa y en verano es rara la vez que me voy de vacaciones. Como amante de la montaña, de los bosques, del otoño, prefiero ir de vacaciones en noviembre para ver el traje de colores que nos brinda la mencionada estación. Y este año mi objetivo es visitar el Hayedo de Altube y el de Otzarreta; ambos en el País Vasco.

Por supuesto volveré a pisar la gran Donosti para cumplir mi promesa. Volveré más tarde de lo que me hubiera gustado pero volveré. Y también me gustaría volver a visitar la Playa de Itzurun en Zumaia; mi playa favorita de todas las que conocí hace cinco años.

La promesa que no he cumplido es la de volver a escribir una historia sin tardar cinco meses. Lo prometí el día 9 de octubre de 2014 (cerrando Los Huesos olvidados) y desde entonces no he vuelto a escribir ninguna historia. Porque la que escribí el 17 de noviembre (Fantasías de una tarde de otoño) creo que no cuenta mucho. Unas veces por falta de tiempo, otras por cansancio, otras por perrería y otras por falta de ideas. El caso es que no me he vuelto a sentar a intentar escribir algo. Y la verdad es que me da mucha pena porque estoy oxidado.

Se va acercando el momento del cambio horario, el momento de dormir una hora menos, de tener más sueño por las mañanas, de volver a acostumbrarse a la nueva hora, de volver a tener que esperar a mi amigo Sergio en la salida de mañana. Porque si ya de por sí es normal que se quede dormido, mañana con más motivo 😉 😉 😉

Nos vamos a Zamarrillas, una aldea abandonada cerca de Valdesalor (Cáceres). Tiraremos algunas fotos, nos acercaremos al Pantano de Valdesalor y luego subiremos las fotos a Memorias de un Turista.

Y esto es todo por hoy. Nos vamos a acostar pronto que hoy llegan las tres de la madrugada antes que otros días jeje.

La voz de Enigma se va apagando poco a poco en Beyond the Invisible (es una de las que más me gusta), de la misma manera que se apagan las luces llegando la nueva luz del día, de la misma manera que se apaga el fuego cuando se consume la leña, de la misma manera que nos vamos apagando todos cuanto más años sumamos.

Tan solo una cosa más. Me gustaría estar en noviembre con una chica de pelo moreno y rizado observando las vistas desde Igeldo, pero como dice la canción con la que terminamos la noche… But someday we’ll meet again and I’ll ask you, I’ll ask you why, why it has to be like this.

Deja un comentario »

Seguimos creciendo…

El pasado sábado pasé un estupendo día fotografiando Mérida. Desde hace varios años tengo muchas fotografías de los principales monumentos emeritenses pero esta vez se trataba de una convivencia.

La Asociación Fotográfica Emérita Augusta organizaba un rally fotográfico por la ciudad y posteriormente saldrían tres fotos ganadoras del evento. Vino gente de la propia región, de Toledo, de Sevilla, de Cádiz o incluso Valladolid y pasamos buenos ratos.

El pasado noviembre, durante mi visita al Valle del Ambroz para seguir disfrutando un año más de su increíble otoño, se me perdió una de las gomas que llevan las patas del trípode. Desde entonces me he apañado sin ella y he dado uso al trípode sin problemas. Así hasta el día menos pensado que la pata sin esta goma se ha quedado atascada y no sale. Lo he intentado con una llave inglesa e incluso alicates pero no hay medios a que salga.

Lo que me fastidia de ello es que el sábado por la noche tuve la oportunidad única de visitar el Teatro Romano de noche, sin gente por medio, con luz artificial y no pude captarlo en toda su esencia. Al no conseguir cierta altura el trípode tuve que conformarme con alguna foto mal hecha para que no salieran las pequeñas vallas de arriba del todo. Me dolió más de lo que yo creía.

La decisión que tomé fue que tenía que comprar otro trípode como es lógico. Durante toda la semana he estado mirando varios y por supuesto entre mis opciones figuraba comprar un trípode en condiciones, más estable que el que tenía, más durarero y por supuesto más caro.

Cuando ya tenía decidido cuál comprar me eché a última hora atrás pensando “es que me viene muy mal gastarme ahora este dinero en el trípode”. Y muy a mi pesar abandoné la compra.

Pero la vida me tenía guardada una sorpresa 9 horas después dónde me dijeron que seguía creciendo y que gracias a ello podía acometer esa compra. Soy consciente que tengo muchas cosas que mejorar, muchas que aprender y muchas que enseñar. Pero que te den tal noticia hace que todo eso esté cada vez más cerca y que sigas luchando para seguir creciendo. “Otras” deberían aprender de ello y valorar más el día a día de la gente y no vender humo y más humo.

P.D. Hay cosas que el dinero no puede comprar. Ni siquiera Mastercard 😉 😉 😉

Deja un comentario »